EPISTEMOLOGIA Y TIEMPO
Imagen
EPISTEMOLOGIA Y TIEMPO
Enlaces
Otros Tiempos

Tiempo Cronologico
Tiempo del ocio
Tiempo Sicologico y la Historia
El Tiempo: Una mirada desde el existencialismo
Tiempo Histórico
Tiempo Lineal
Tiempo Cíclico
 
EPISTEMOLOGIA Y TIEMPO
   
   
Introduccion
Una buena interrogante a plantearnos al inicio del presente trabajo nos podría conducir a preguntarnos ¿Qué es el tiempo? A pesar de lo obvio que pudiera resultar el punto de partida, no es menos cierto que esta interrogante se la han planteado decenas de autores a lo largo de la historia. Por lo mismo, no carecen de importancia los lineamientos que se pueden establecer entre las ideas señaladas por estos mismos, en torno a la diversidad propia de lo humano. Esto pretendemos reflejarlo en el transcurso del presente informe. Reconociendo la imposibilidad de fijar un discurso único que incorpore todo el pensamiento histórico en torno al concepto tiempo, buscaremos plantear la multiplicidad de visiones en torno a éste. Para dar consistencia al análisis plantearemos el amplio abanico de posibilidades que se abren al pensar en tiempo. Finalmente sería conveniente evocar a las variadas culturas, las que, desde sus diversas cosmovisiones construyen una perspectiva propia de tiempo. Así, aparecerán en el presente trabajo visiones que buscan reconocer, y en algunos casos explicar el por qué se ha planteado una visión de tiempo, a veces distinta a la construcción social e histórica de éste. Algunos conceptos clave a desarrollar son: tiempo (y sus diversas concepciones), historia y su vínculo con el tiempo, y el desarrollo humano a partir de los conceptos ya señalados.
Análisis histórico:

El tiempo, a lo largo de la historia y en torno a las diversas culturas, ha tenido distintas concepciones las cuales se han visto enfocadas a partir de la funcionalidad que pueda tener este para las sociedades humanas, tanto como según las cosmovisiones lo determinan. El tiempo, varía de acuerdo al momento histórico que vivimos, junto con lo que se espera del devenir.
A partir desde la Grecia clásica, la concepción de tiempo era asociado al movimiento ordenado de la esfera celeste, representaba el fin del caos y desde esta perspectiva el tiempo se concebía como algo medible, mensurable, de esta manera, quienes se encuentren inmóviles, estarían fuera del tiempo, en una condición de a-temporalidad. Esta visión del tiempo se sustentaba en la experiencia en la medida que el ser humano vivía dentro del tiempo. Un ejemplo de esto, son las estaciones del año, las cuales regulan el actuar del hombre según las condiciones del entorno. Uno de los pioneros en elaborar dicha visión fue Aristóteles.
Por otra parte, los estoicos, quienes eran contemporáneos con los griegos, también elaboraron una visión del tiempo que se puede encasillar desde esta perspectiva, la cual incluso se puede ver reflejada en el pensamiento de San Agustín, pero con distintos matices como lo es la influencia del cristianismo, que en la Grecia clásica no existía. El cristianismo por tanto, entrega un nuevo aporte a dicha concepción, la cual alude a que el tiempo comienza con la creación de Dios ya que antes existiría una nada, de esta forma el tiempo estaría orientado hacia un fin que proporcionaría a los seres humanos la posibilidad de alcanzar la trascendencia. En la misma línea, la filosofía existencialista se plantea a un hombre arrojado al mundo, el que tiene como destino último la muerte, pero esta muerte, a diferencia del pensamiento cristiano estaría marcado por un fin claramente inmanente. Según lo expuesto por las ideas cristianas, la concepción de tiempo sería la de un tiempo lineal la que se opone a otras concepciones de tiempo, como puede ser la de un tiempo cíclico que es desarrollado principalmente en las sociedades míticas pero que en las sociedades actuales tiene aun recovecos, esta concepción no concibe un principio ni un final en su trayecto sino que una constante repetición del mito creador.
Con la llegada de los tiempos modernos, surge una visión de tiempo con un carácter más científico el cual se convierte en un elemento predecible, manipulable, maleable y ante todo, instrumental, centrado en el dominio y en la experimentación, por ende es un tiempo absoluto que difiere del tiempo expuesto por Einstein quien expone una concepción relativa.
Ya en siglo XX nace una nueva vertiente de las filosofía, principalmente con el pensamiento de Husserl, sí las experiencias serán analizadas dependiendo del sujeto que las experimenta e interpreta. Esto influirá fuertemente en el desarrollo de l filosofía existencial (enunciada anteriormente)
Entonces, en los distintos periodos se han construido distintas teorías del tiempo, las que muchas veces han sido contemporáneas, por lo tanto, lo importante a destacar es la supervivencia paralela de diferentes visiones del tiempo. Finalmente, volvemos al mismo punto del principio: pensar o conceptualizar al concepto de tiempo dentro de un sólo marco explicativo es una tarea que se nos aparece como antojadiza de dudosa acertividad intelectual.
Argumentación:

No sólo el concepto de Tiempo ha sido analizado y pensado a lo largo de la Historia de la humanidad, es más, durante un largo periodo este concepto fue vaciado de contenido y no fue tratado por durante una larga época, esto fue provocado por el pensamiento positivista, el que tenia su centro de estudio en las cosas expuestas, es decir, las que son demostrables a través de la experimentación, situación a la que el tiempo escapa, por el grado de abstracción que es necesario para realizar su análisis. Para resolver este problema se recurrió, sobre la base de los mismos parámetros científicos, a concebir el tiempo sólo desde su lado mensurable, despojándolo de su directa relación con la existencia del Hombre.
Entonces, ¿Por qué y para qué preguntarnos por el tiempo?. Para responder a esta pregunta debemos considerar algunos puntos. En primer lugar, los autores de los capítulos que se presentan a continuación no responden a una formación filosófica, por lo que nuestras interrogantes no son parte de este tipo de pensamiento. En segundo lugar, nuestra formación de inserta dentro de tres ramas del saber: Educación, Historia y Geografía. Como último punto, es necesario señalar, que somos profesionales en formación, por lo tanto, todas las interrogantes que nos formulemos responden, en primer lugar, a enriquecer dicha formación.
Pero ¿Por qué el tiempo? Una respuesta sencilla es que este concepto tiene un crucial papel en todas las áreas que necesitamos cubrir en nuestro aprendizaje. Pero más que esto, es necesario comprender el pensamiento filosófico que se ha estructurado de este concepto, para que logremos elaborar una base epistemológica que nos permitan sustentar nuestros planteamientos y pensamientos sobre una sólida base teórica.
Lo anterior no es un objetivo superficial, sino que todo lo contrario, ya que a partir de él estamos abordando la problemática existencia del ser humano. Entonces, ¿se justifican las perspectivas filosóficas con respecto del tiempo por las que hemos optado para configurar este trabajo?. Trtaremos de resolver esta interrogante planteando algunos supuestos epistemológicos
Imagen
El Tiempo (digital art)
Supuestos epistemológicos.

Se han formulado diversas y variadas maneras de interpretar y analizar la realidad del ser humano, estas han estado directamente vinculadas con el desarrollo de la filosofía. Pero además han debido construir un fundamento teórico que las legitime y justifique, es a esto a lo que le lamamos supuesto epistemológico, es decir, al análisis reflexivo y critico del método y objeto que se desea estudiar. Por lo tanto, nos estamos ocupando del fundamento, pero no sólo de ello, sino que de los fundamentos que sustentan el análisis. Ahora bien, también es necesario señalar que si este fundamento no resiste el análisis critico es necesario reconstruir el conocimiento.

Es así como se ha desarrollado históricamente el pensamiento acerca del tiempo, el que se ha valido de diversos fundamentos epistemológicos. Nosotros abordaremos los que cosiéramos más relevantes para la formación de nuestro propio conocimiento. Por esta razón utilizaremos como base epistemológica fundamentos tan diversos como los de matriz teológica y mítica, como los que se sostienen sobre la filosofía existencialista. El primero de ellos (supuestos teológicos), se refiere principalmente a los construidos a partir del Cristianismo, pero también nos ocuparemos de la vertiente del pensamiento clásico, es decir, el elaborado en la Grecia antigua.

Una importante vertiente que se analizara es la que considera que la experimentación es única forma de llegar al conocimiento, la que tiene una fuerte influencia en la concepción del tiempo como una linealidad, encerrando al tiempo dentro de una óptica mensurable, la que permite controlar y dominar el tiempo y la naturaleza. Además se utilizara la visión existencialista del pensamiento filosófico, el que señala que el tiempo se socio directamente con la existencia del Hombre en el mundo.

Por otra parte, se abordara también la concepción del tiempo cíclico, que se vincula con los fundamentos teológicos, pero de origen mítico. Este fundamentalmente es originado por culturas tradicionales.
Finalmente, debemos decir, que los fundamentos epistemológicos que se utilizaran en los capítulos procedentes, nos aportaran la base teórica sobre la que realizaremos nuestro análisis de las distintas concepciones del tiempo ya señaladas.

Glosario

Aporético: sentido literario y gnoseológico. Situación paradojal que se presenta y adquiere sentido desde el futuro, pero aún cuando no es.
En este contexto San Agustín plantea que el tiempo no existiría, pero dice que en realidad sí existe y lo que permitiría el tiempo es la facultad de la memoria, puesto que es ella la que permite registrar el pasado en algo de lo que fue. Y al ver una causa posible aparecería el futuro.

Marxismo: Doctrina derivada de las teorías de los filósofos alemanes Friedrich Engels y Karl Marx, consistente en interpretar el idealismo dialéctico de Hegel como materialismo dialéctico, y que aspira a conseguir una sociedad sin clases.

Neoplatonismo: (De neo- y platonismo). Escuela filosófica que floreció principalmente en Alejandría en los primeros siglos de la era cristiana, y cuyas doctrinas eran una renovación de la filosofía platónica bajo la influencia del pensamiento oriental.

     
     
   
Escríbeme
Para más información
claudiovergara@hispavista.com